Visit
San Mames

La ciudad | Bilbao

Conócela

Bilbao, el corazón del País Vasco

Rodeada por un paisaje verde, se encuentra Bilbao, capital de Bizkaia y corazón del País Vasco. Con más de 300.000 habitantes y una historia que se remonta a 1300, se erige como la ciudad más grande y cosmopolita de Euskadi.

A Bilbao se le conoce como el ‘botxo’, así le llaman sus habitantes, quienes sienten un profundo orgullo por su ciudad. Eso la convierte en una urbe con un sinfín de emblemas propios y únicos, como la baldosa que viste sus aceras, una pastelería típica y un diccionario muy particular de expresiones y dichos que no faltan en la conversación de todo buen bilbaíno.

Tal orgullo se remonta sin embargo a mucho antes, a 1300, año en el que Don Diego López de Haro fundó Bilbao. Entonces era una ciudad basada en el comercio, el puerto, el mercado semanal y el hierro. Consolidada como ciudad comercial y núcleo económico importante de Bizkaia.

Durante siglos, el dinamismo económico y social persistió; comenzaron a edificarse mansiones burguesas y edificios notables. Y aunque cambió varias veces de manos, siendo ocupada por tropas napoleónicas y posteriormente sirviendo de escenario principal de las Guerras Carlistas, el espíritu bilbaíno se arraigó en sus calles y sobrevive a la historia.

El Athletic Club. El otro orgullo de Bilbao

A partir de 1870 se desencadenó una época de desarrollo sin precedentes que sirvió como germen de su afición por el fútbol, una pasión que todavía hoy, con más fuerza que nunca, viste los balcones de sus calles en días de partido.

Esta época trajo en 1890, a puertos vizcaínos, a un grupo de ingleses con un balón en sus bodegas. El lugar en el que practicaban su football todavía se conoce como “La Campa de los Ingleses” y fue precisamente allí donde enseñaron a los bilbaínos a jugar a fútbol.

Así nació el otro gran orgullo de todo buen bilbaíno en 1898, el Athletic Club, un equipo con más de 100 años de historia, un estadio “mítico”, reconocido a nivel internacional y una filosofía única, ya que sólo cuenta con jugadores de la tierra o formados en Euskal Herria.

La metamorfosis de una gran ciudad

Mientras se fraguaba el espíritu rojiblanco (los colores del equipo), surgió una industria siderúrgica que transformó radicalmente Bilbao hasta convertirla en ciudad industrial. La urbe empezó a recibir inmigrantes que deseaban entregarse a la floreciente industria bilbaína.

La expansión desbordó la ciudad volviéndola oscura y gris. Hasta que a finales del siglo XX la industria siderúrgica entró en una profunda crisis y obligó a la ciudad a repensar los fundamentos de su desarrollo económico.

Se planteó así el difícil reto de transformar una ciudad radicalmente industrial y apostar por nuevas vías de desarrollo económico-social. El sector servicios y las nuevas tecnologías ganaron la batalla, regenerando Bilbao y convirtiéndola en referente mundial.

Regeneración urbana

La regeneración medioambiental y urbana de Bilbao provocó que los terrenos industriales sufrieran un cambio insólito y se convirtieran en referente turístico de la capital vizcaína. Entre dichos espacios se encuentra hoy el gran emblema de este “nuevo Bilbao”, el Museo Guggenheim Bilbao, uno de los principales activos que ha hecho posible dicha regeneración.

Estos grandes proyectos arquitectónicos y de infraestructuras, hicieron posible, sin lugar a dudas, la regeneración urbanística y económica. Una reconversión admirada hoy en el mundo entero y contemplada por sus cada vez más visitantes y turistas.

El Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna, el Metro de Norman Foster, el Aeropuerto de Santiago Calatrava o las torres diseñadas por los arquitectos Arata Isozaki y César Pelli, entre otros, son hoy claros ejemplos de la arrolladora vitalidad que respira Bilbao tras años de chimeneas humeantes y un cielo gris por sombrero.

Bilbao es cultura, gastronomía, historia y gentes sin igual

El futuro de Bilbao resulta prometedor. Su oferta cultural crece cada año, albergando grandes eventos, congresos y citas de índole nacional e internacional. Todo ello responde a una clara apuesta por convertir Bilbao y Bizkaia en referentes de las industrias creativas.

Además, su elaborada gastronomía, sus barras repletas de pintxos y las estrechas calles de su Casco Antiguo, crean un ambiente agradable, de ocio y contrastes entre el antiguo y el “nuevo Bilbao”. Una historia que la hace irresistible, desde luego, para los amantes de las ciudades con historia, encanto y gentes sin igual.

Suscríbete a la newsletter

Recibe los contenidos en tu email

He leído y acepto la política de protección de datos.

Guía San Mames VIP Area
Guía San Mames VIP Area